Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘insht’ Category

Buenos días. Hoy queremos comenzar a abordar una de las cuestiones que con más frecuencia se nos plantean en las actividades formativas que estamos realizando. ¿Qué contenido debe tener un botiquín? Y ante esa pregunta, solo cabe ser un poco gallego y hacer otra, ¿qué uso se le va a dar al mismo?, ya que no es lo mismo un botiquín en una empresa de 12 trabajadores que se dedican a la forja, que el botiquín de otra empresa que trabaja con productos químicos, el que tenemos en casa o el que llevamos en el coche o de viaje al extranjero. 

 

foto: http://www.contraloriadecundinamarca.gov.co 

 

Por ello vamos a intentar en las próximas entradas, exponer y desgranar el contenido de un botiquín básico en las situaciones más cotidianas, esto es, el botiquín de casa, el que llevamos en el coche o el que debe estar en las instalaciones en las que trabajamos.

 

Hoy comenzaremos conociendo la composición de un botiquín de un centro de trabajo y para ello, lo primero que debemos hacer es abordar el aspecto legislativo que regula el mismo.

En el  BOE núm. 219, de 10 de septiembre de 2008, aparece la Resolución de 27 de agosto de 2008, de la Secretaría de Estado de la Seguridad Social, por la que se dictan instrucciones para la aplicación de la Orden TAS/2947/2007, de 8 de octubre, por la que se establece el suministro a las empresas de botiquines con material de primeros auxilios en caso de accidente de trabajo, como parte de la acción protectora del sistema de la Seguridad Social que dice:

 

El Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, en su anexo VI.A).3, prevé que todo lugar de trabajo deberá disponer de un botiquín portátil, cuyo contenido mínimo queda especificado.

La Orden TAS/2947/2007, de 8 de octubre, por la que se establece el suministro a las empresas de botiquines con material de primeros auxilios en caso de accidente de trabajo, como parte de la acción protectora del sistema de la Seguridad Social, reconoce expresamente, en su artículo 1, que dichos botiquines constituyen parte del contenido de la prestación de asistencia sanitaria de la Seguridad Social y que podrán ser facilitados por las entidades gestoras a las empresas respecto de cuyos trabajadores asuman la protección por las contingencias profesionales.

La citada orden define el contenido mínimo de los botiquines y señala que los gastos de su adquisición así como los derivados de la reposición del material de primeros auxilios deben ser sufragados con cargo al presupuesto de la Seguridad Social. Para hacer efectiva esta previsión, se considera necesario precisar el alcance de esta obligación, fijar las reglas a las que debe atenerse la actuación administrativa y establecer los términos en los que se efectuará el referido suministro de botiquines por parte las entidades gestoras, entendiendo que equivale al mismo el reintegro a las empresas de los gastos desembolsados en tal concepto. Finalmente, se detallan, en función del número de trabajadores del correspondiente centro de trabajo, los contenidos de los botiquines de primeros auxilios y las cuantías máximas a abonar por su adquisición.

La disposición final primera de la orden mencionada faculta a esta Secretaría de Estado de la Seguridad Social para dictar las instrucciones necesarias para la ejecución y desarrollo de lo previsto en la misma.

En su virtud, y de conformidad con las facultades conferidas por el artículo 2 del Real Decreto 1129/2008, de 4 de julio, por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio de Trabajo e Inmigración y se modifica el Real Decreto 438/2008, de 14 de abril, por el que se aprueba la estructura orgánica básica de los departamentos ministeriales, a propuesta del Instituto Nacional de la Seguridad Social y del Instituto Social de la Marina, resuelvo dictar las siguientes instrucciones:

 

Primera. Ámbito de aplicación.- De conformidad con el artículo 1 de la Orden TAS/2947/2007, de 8 de octubre, por la que se establece el suministro a las empresas de botiquines con material de primeros auxilios en caso de accidente de trabajo, como parte de la acción protectora del sistema de la Seguridad Social, el Instituto Nacional de la Seguridad Social y el Instituto Social de la Marina podrán facilitar dichos botiquines a las empresas respecto de cuyos trabajadores asuman la protección por las contingencias profesionales. Quedan excluidas, por tanto, del suministro del referido botiquín las empresas que no tengan a su servicio trabajadores por cuenta ajena.

Cuando una empresa disponga de más de un centro de trabajo se podrá suministrar un botiquín a cada centro.

 

Segunda. Objeto del suministro de botiquines.

1. De acuerdo con lo establecido en el artículo 2 de la Orden TAS/2947/2007, de 8 de octubre, el contenido del botiquín portátil que pueden facilitar a las empresas las entidades gestoras de la Seguridad Social se limita al previsto en el anexo VI.A).3 del Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, y comprende el siguiente material de primeros auxilios: desinfectantes y antisépticos autorizados, gasas estériles, algodón hidrófilo, vendas, esparadrapo, apósitos adhesivos, tijeras, pinzas y guantes desechables. El número de unidades del mencionado material que deberá contener el botiquín inicial de un centro de trabajo dependerá del número de trabajadores que presten servicios en el mismo, conforme se dispone en el anexo I de esta resolución.

2. El suministro por las entidades gestoras de los botiquines a las empresas se materializará en el reintegro de los gastos de adquisición inicial del botiquín, incluido el continente, y de reposición, total o parcial, de su contenido, por utilización o caducidad, hasta el límite del importe total que le corresponda, según el número de trabajadores del centro. Asimismo podrán reintegrarse los gastos de reposición del continente y del contenido total o parcial del botiquín cuando se produzca su deterioro involuntario o su desaparición por hurto, robo, incendio u otras circunstancias análogas, que se acreditarán mediante la oportuna denuncia o cualquier otro documento que justifique el hecho acaecido, admitiéndose en su defecto una declaración responsable firmada por el solicitante del reintegro. Las entidades gestoras podrán llevar a cabo, en cualquier momento, las actuaciones de control pertinentes para verificar las circunstancias que motivan la reposición total o parcial del botiquín.

3. El importe de los gastos a reintegrar será el correspondiente al coste real de adquisición y reposición del botiquín, con el límite máximo total establecido en esta resolución, en función del número de trabajadores del centro para el que se solicita, ajustado a los precios medios de mercado.

 

Tercera. Competencia.- La competencia para tramitar y resolver las solicitudes de reintegro del coste del botiquín, tanto si se trata de primera adquisición como de reposición, corresponderá a la dirección provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social o del Instituto Social de la Marina, en cuyo ámbito territorial radique el centro o centros de trabajo de la empresa, en virtud de lo dispuesto en el artículo 15.2 del Real Decreto 2583/1996, de 13 de diciembre, de estructura orgánica y funciones del Instituto Nacional de la Seguridad Social y de modificación parcial de la Tesorería General de la Seguridad Social, y en el artículo 2.1 del Real Decreto 1414/1981, de 3 de julio, por el que se reestructura el Instituto Social de la Marina.

 

Cuarta. Solicitud de reintegro.- La solicitud de reintegro del coste del botiquín, acompañada del documento de identidad del solicitante, de la factura detallada del material adquirido y de la documentación que proceda de acuerdo con lo establecido en el apartado 2 de la instrucción segunda, se formulará por el representante acreditado de la empresa o centro de trabajo, conforme a los modelos que figuran en los anexos II o III de esta resolución, según que la entidad gestora que deba facilitar el botiquín sea, respectivamente, el Instituto Nacional de la Seguridad Social o el Instituto Social de la Marina. Se podrá presentar una única solicitud para la totalidad de los centros de trabajo de una empresa ubicados en una misma provincia, de acuerdo con los modelos que se incluyen como anexos IV y V de esta resolución, según proceda, siempre y cuando queden identificados el número de trabajadores de cada centro, su localización y los códigos de cuenta de cotización de la empresa y de sus centros, en su caso.

 

Quinta. Revisión de precios.- Anualmente, a partir de enero de 2009, se revisarán los precios máximos de los botiquines fijados en esta resolución, mediante su actualización de acuerdo con la variación interanual del Índice de Precios de Consumo.

 

Sexta. Eficacia.- Lo dispuesto en la presente resolución surtirá efectos a partir del día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado» y se aplicará a las adquisiciones de botiquines efectuadas por las empresas desde el día 12 de octubre de 2007. 

 

 

 

Accede aquí a la COPIA COMPLETA de la RESOLUCIÓN de 27 de agosto de 2008

 y que complementa la aparecida en el BOE número 244, de 11 de octubre de 2007, la Orden TAS/2947/2007, de 8 de octubre, por la que se establece el suministro a las empresas de botiquines con material de primeros auxilios en caso de accidente de trabajo, como parte de la acción protectora del sistema de la Seguridad Social, que a su vez dice:

  

El Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, indica en sus artículos 3 y 10 que dichos lugares de trabajo deberán cumplir las disposiciones mínimas establecidas en el propio real decreto, entre otras, en cuanto a la existencia en los mismos de material para la prestación de primeros auxilios a los trabajadores accidentados. Por su parte, en el anexo VI se determina que todo lugar de trabajo deberá disponer del citado material adecuado para primeros auxilios y, como mínimo, de un botiquín portátil cuyo contenido queda asimismo especificado.

Por otra parte, la acción protectora de la Seguridad Social se manifiesta con una especial intensidad en las situaciones derivadas de accidente de trabajo y enfermedad profesional. Así, y por lo que respecta a la prestación de asistencia sanitaria, en el, todavía hoy en vigor, artículo 11 del Decreto 2766/1967, de 16 de noviembre, por el que se dictan normas sobre prestaciones de asistencia sanitaria y ordenación de los servicios médicos en el Régimen General de la Seguridad Social, se determina que la asistencia sanitaria en los casos de los citados riesgos profesionales se prestará al trabajador de la manera más completa, aludiéndose, a dicho efecto, al tratamiento médico y quirúrgico, a las prescripciones farmacéuticas, a todas las técnicas diagnósticas y terapéuticas precisas, al suministro y renovación de los aparatos de prótesis y ortopedia y de los vehículos para inválidos, así como a la cirugía plástica y reparadora. Esta protección integral, conforme se precisa en el artículo 12 de dicho Decreto, se ha de dispensar desde el momento en que se produzca el accidente o se diagnostique la enfermedad y durante el tiempo que el estado patológico requiera.

Desde esta perspectiva, parece evidente que el ya mencionado botiquín viene a suponer, a diferencia de cualquier otra medida de seguridad y salud laboral, el medio por el que el trabajador accidentado obtiene la primera manifestación de la asistencia sanitaria que ha de percibir de la Seguridad Social, por lo que no cabría cuestionar que esos primeros auxilios quedan en realidad encuadrados en el contenido de la citada prestación.

Aun cuando, desde antiguo, tanto las extinguidas mutualidades laborales como las entonces denominadas mutuas patronales vinieron facilitando a las empresas correspondientes los botiquines que en cada caso resultaban exigibles, en fecha reciente se ha venido a cuestionar esta misma actuación de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social, al seguirse el criterio, respaldado por la doctrina jurisprudencial, de que no existe cobertura de norma suficiente para permitir cargar el coste derivado de los repetidos botiquines al presupuesto de la Seguridad Social.

Mediante esta orden se pretende poner fin a ese aludido vacío normativo, al confirmar de manera expresa a los botiquines de primeros auxilios para trabajadores accidentados como manifestación protectora del sistema de la Seguridad Social, en desarrollo de lo establecido al efecto en el citado Decreto 2766/1967, de 16 de noviembre, propiciando de ese modo que puedan ser suministrados a las empresas con cargo al presupuesto del expresado sistema, sintonizando así también con la recomendación formulada en tal sentido en el documento sobre Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo para el período 2007-2012, aprobado por la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo en fecha 28 de junio de 2007 y refrendado por el Consejo de Ministros del día 29.

En la tramitación de esta orden han sido consultadas las organizaciones sindicales y las asociaciones empresariales más representativas.

Esta orden se dicta de acuerdo con la habilitación otorgada por el artículo 5.1 del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto legislativo 1/1994, de 20 de junio.

En virtud de lo expuesto, a propuesta del Secretario de Estado de la Seguridad Social, dispongo:

 

descarga la Orden TAS/2947/2007 aquí en formato pdf

 

Como habréis podido observar, se cita el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, del cual nos gustaría rescatar el anexo VI, que hace referencia a material y locales de primeros auxilios. En el mismo, se puede leer:

  

A. Disposiciones aplicables a los lugares de trabajo utilizados por primera vez a partir de la fecha de entrada en vigor del presente Real Decreto y a las modificaciones, ampliaciones o transformaciones de los lugares de trabajo ya utilizados antes de dicha fecha que se realicen con posterioridad a la misma.

1. Los lugares de trabajo dispondrán de material para primeros auxilios en caso de accidente, que deberá ser adecuado, en cuanto a su cantidad y características, al número de trabajadores, a los riesgos a que estén expuestos y a las facilidades de acceso al centro de asistencia médica más próximo. El material de primeros auxilios deberá adaptarse a las atribuciones profesionales del personal habilitado para su prestación.

2. La situación o distribución del material en el lugar de trabajo y las facilidades para acceder al mismo y para, en su caso, desplazarlo al lugar del accidente, deberán garantizar que la prestación de los primeros auxilios pueda realizarse con la rapidez que requiera el tipo de daño previsible.

3. Sin perjuicio de lo dispuesto en los apartados anteriores, todo lugar de trabajo deberá disponer, como mínimo, de un botiquín portátil que contenga desinfectantes y antisépticos autorizados, gasas estériles, algodón hidrófilo, venda, esparadrapo, apósitos adhesivos, tijeras, pinzas y guantes desechables.

4. El material de primeros auxilios se revisará periódicamente y se irá reponiendo tan pronto como caduque o sea utilizado.

5. Los lugares de trabajo de más de 50 trabajadores deberán disponer de un local destinado a los primeros auxilios y otras posibles atenciones sanitarias. También deberán disponer del mismo los lugares de trabajo de más de 25 trabajadores para los que así lo determine la autoridad laboral, teniendo en cuenta la peligrosidad de la actividad desarrollada y las posibles dificultades de acceso al centro de asistencia médica más próximo.

6. Los locales de primeros auxilios dispondrán, como mínimo, de un botiquín, una camilla y una fuente de agua potable. Estarán próximos a los puestos de trabajo y serán de fácil acceso para las camillas.

7. El material y locales de primeros auxilios deberán estar claramente señalizados.

B. Disposiciones aplicables a los lugares de trabajo ya utilizados antes de la fecha de entrada en vigor del presente Real Decreto, exceptuadas las partes de los mismos que se modifiquen, amplíen o transformen después de dicha fecha.

A los lugares de trabajo ya utilizados antes de la fecha de entrada en vigor del presente Real Decreto, exceptuadas las partes de los mismos que se modifiquen, amplíen o transformen después de dicha fecha, les serán de aplicación las disposiciones de la parte A del presente anexo con las modificaciones que se señalan en el párrafo siguiente.

Los apartados 5 y 6 no serán de aplicación, salvo en lo relativo a aquellas obligaciones contenidas en los mismos que ya fueran aplicables en los citados lugares de trabajo en virtud de la normativa vigente hasta la fecha de entrada en vigor de este Real Decreto.

En cuanto a los trabajadores del mar, existe una legislación especial, recogida en el REAL DECRETO 258/1999, de 12 de febrero, por el que se establecen condiciones mínimas sobre la protección de la salud y la asistencia médica de los trabajadores del mar. BOE núm. 47 de 24 de  febrero. En dicho RD, podemos leer en lo referido al tema que estamos tratando lo siguiente:

 

CAPÍTULO II. Botiquín

 

Artículo 3. Tipos de botiquines y su contenido

 

Todo buque, según la categoría en que esté clasificado conforme a lo establecido en el anexo I, debe llevar permanentemente a bordo un botiquín con el contenido mínimo que figura en el anexo II.

El botiquín y los antídotos incluidos en el mismo deberán mantenerse en todo momento en buen estado y completarse o renovarse lo antes posible y, en cualquier caso, serán prioritarios en los procedimientos normales de abastecimiento.

Todo buque debe llevar en cada una de sus balsas de salvamento, así como en los botes salvavidas, cuando disponga de ellos, un recipiente completamente estanco, conteniendo como mínimo, el material de primeros auxilios establecido en la sección IV del anexo II para las balsas de salvamento y el detallado en la sección III del anexo II (botiquín categoría C) para los botes salvavidas.

En cada buque deberá existir un «libro de registro de la administración de fármacos a bordo», en donde el responsable sanitario de la embarcación deberá anotar todos los consumos de medicamentos que se produzcan durante los embarques, detallando la persona a quien se administra, fecha, medicamento, dosis y responsable de la prescripción. El libro deberá atenerse al modelo establecido en el anexo V.

El contenido de los botiquines de cada buque, botes salvavidas y balsas de salvamento deberá constar en el «libro de revisión del botiquín» que figura en el anexo VI.

Todo buque que transporte o sea susceptible de ser utilizado para transportar una o varias de las sustancias peligrosas enumeradas en el anexo III, está obligado a llevar a bordo, al menos, los antídotos previstos en el anexo IV.

En cada uno de estos buques deberá existir un «libro de revisión de antídotos» según el modelo del anexo VII.

Todo buque de tipo trasbordador, cuyas condiciones de explotación no permitan siempre conocer en un plazo o con una antelación suficiente la naturaleza de las sustancias peligrosas transportadas, debe llevar en su botiquín de a bordo, al menos, todos los antídotos previstos en el anexo IV. En cada uno de estos buques deberá existir un «libro de revisión de antídotos» según el modelo del anexo VII.

 

Artículo 4. Modelo de contenedores y armarios

 

Los contenedores y armarios donde han de guardarse los medicamentos y demás efectos del contenido de los distintos tipos de botiquín, deben adaptarse a los modelos que figuran en el anexo VIII.

Aquellos buques que cuenten con médico a bordo, no estarán obligados a llevar los modelos de armarios detallados en dicho anexo, pero sí deberán incluir el contenido obligatorio del anexo II que le corresponda según el tipo de buque, sin perjuicio de que a criterio del médico responsable se pueda aumentar la misma, tanto en número de especialidades como en cantidad, en relación proporcional a las personas que vayan a bordo.

Todos los buques que transporten sustancias peligrosas, obligados a incluir antídotos en su dotación farmacológica, podrán llevarlos a bordo en un departamento claramente indicado del propio botiquín o en una caja-contenedor independiente de éste, según se indica en el anexo VIII.

 

Artículo 5. Información sobre el uso del contenido de los botiquines

 

El botiquín irá obligatoriamente acompañado de la guía sanitaria a bordo editada por el Instituto Social de la Marina. Dicha guía se facilitará con carácter gratuito y en ella se explicará el modo de utilización del contenido del botiquín.

La guía sanitaria a bordo no será en ningún caso sustitutoria de la asistencia médica por radio, a que se refiere el artículo 16 del presente Real Decreto, sino complementaria de la misma.

Los buques que por su actividad estén obligados a llevar antídotos, deberán disponer a bordo además, de la guía de primeros auxilios para uso en caso de accidentes relacionados con mercancías peligrosas editada por la Organización Marítima Internacional (OMI).

 

 

Dejando de lado los aspectos puramente legales, hemos encontrado más información en la página del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), que pasamos a ofreceros a continuación. Se trata de la ntp 458 primeros auxilios en la empresa: organización (INSHT) y de un artículo de la Revista PTS, número 25, año 2003, titulado: “Regulación y organización de los primeros auxilios en los lugares de trabajo”.

 

Asimismo, os podemos ofrecer la documentación que hemos encontrado en la Enciclopedia OIT, en el capítulo16, titulado “servicios de salud en el trabajo”, en el que se nos ofrece información detallada del citado organismo referido a un ámbito más internacional, pero no menos interesante.

 Esperamos que la información os sea de utilidad.

Si queréis más información acerca del tema, os dejo los enlaces de entradas relacionadas publicadas en este blog:

composición del botiquín (2)

  

composición del botiquín (3)

 

Un saludo.

 

Anuncios

Read Full Post »

Esta es la página web del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Para simplificaros un poco la navegación por esta página, os adjunto el mapa del sitio, que lo podéis encontrar en:

http://www.mtas.es/insht/principal/mapa.htm

El mapa del sitio web:

Novedades y Actualidad
INSHT
Documentación
Normativa
Organizaciones
Formación
Estadísticas
Estudios / Investigación
Homologación / Control de Calidad
Enlaces de interés
Ayuda
Contactar

Dentro del apartado documentación, tenéis acceso a todo tipo de información, muy útil y actualizada, en materia de prevención de riesgos laborales.

Yo desde aquí, quería presentaros una “nota práctica” que hace referencia a vendajes improvisados, en la que se explica la manera de hacer vendajes muy comunes con material cotidiano, algo de lo que solemos olvidarnos cuando formamos a la gente. Esta nota práctica, la podemos encontrar en la revista ERGA noticias, presentada de la forma que sigue en la web del INSHT:

“El Erga noticias es un periódico bimestral de carácter divulgativo que aporta al mundo del trabajo las nuevas tendencias en el campo de la prevención, incluyendo también recomendaciones prácticas y artículos de opinión. Se distribuye directamente de forma gratuita a todas las empresas de más de 50 trabajadores, organizaciones sindicales y empresariales y otras instituciones”

Este es el enlace y espero que os sea de utilidad
Primeros Auxilios (VI). Vendajes improvisados
ERGA-Noticias / 4 NÚMERO 93 / 2006

www.mtas.es/insht/erga_not/np_enot_93.pdf

Un saludo

Read Full Post »